requisitos envases y embalajes transporte mercancías

Requisitos de los envases y embalajes para proteger la mercancía en el transporte

Para que un producto sobreviva a su transporte y llegue en óptimas condiciones a su destino, sea una tienda física o al cliente final, es importante que su envase y embalaje sea capaz de protegerlo de cualquier incidente que pueda sufrir durante su transportación, así como su almacenamiento. 

packaging sostenible

Es por esta razón, que los envases y embalajes destinados a proteger mercancías, deben cumplir unos requisitos y características determinadas, para evitar roturas o daños en esta, provocando que no pueda ser vendida y se convierta en merma. 

Además, estos envases y embalajes también deben ser capaces de ayudar en la conservación del producto. Este, durante su transporte y almacenamiento, puede verse expuesto a diferentes cambios de temperatura, y el envase y embalaje debe garantizar que estos no afecten directamente a la mercancía.  

Por otro lado, es importante tener claro que envase y embalaje no son sinónimos, sino que cada uno de ellos tiene unas determinadas funciones de protección. Vamos a verlas. 

Envase: Qué es y características 

Según la RAE, envase es: “Aquello que envuelve o contiene artículos de comercio u otros efectos para conservarlos o transportarlos”.

El envase es aquello que envuelve directamente el producto o mercancía, es decir, lo primero que ven los consumidores en las tiendas del producto, aquel packaging que les llamará la atención y les influenciará en su decisión de compra. 

Algunos ejemplos de envases: Tetra Briks, latas, botellas de vidrio, botellas de plástico (cada vez son más marcas las que intentan evitar este tipo de envases por el tema de la sostenibilidad), entre muchos otros.  

Por tanto, el objetivo y función principal de los envases es proteger, atraer y aportar información del producto al consumidor. 

Características de un envase: Cómo determinar que un envase es un buen envase y cumplirá con su objetivo

Como hemos comentando, los envases son lo que envuelve directamente el producto, por tanto, este deberá garantizar su protección y conservación, evitando que este entre en contacto con factores contaminantes. Por ejemplo, protegiéndolo del polvo, del derrame de otros productos perjudiciales para la salud, de la filtración de “bichos” (sobre todo en productos alimentarios), etc. 

Otro aspecto a tener en cuenta es que los envases son el medio de comunicación entre marca y cliente. Estos envases o packaging, es el que ayudará a un potencial cliente a decidir si quiere adquirir el producto de una determinada marca o de otra. Esto se debe a que este envase aportará información como: Nombre de la marca, cómo es el producto (que no se puede ver directamente), caducidad, componentes, modo de empleo… Y toda aquella información relevante para los consumidores. 

Embalaje: Qué es y características 

Según la RAE, embalaje es: “Caja o cubierta con que se resguardan los objetos que han de transportarse”.

Por tanto, el embalaje, no recubre directamente la mercancía como el envase, sino que este protege el envase en sí, para garantizar que no sufra daños durante su transporte y almacenaje. 

No obstante, el término embalaje es un poco más complejo que el envase, puesto que este también puede hacer directamente de envase. Es decir, hay en algunos casos, que dependiendo el producto, este solo es protegido con el envase, sin necesidad de embalaje, y por tanto, este hace las funciones tanto de envase como de embalaje. 

Además, encontramos dos tipos de embalaje diferentes. 

Por un lado tenemos al embalaje secundario: Este tipo de embalaje es el que suele envolver a varios paquetes o envases de productos. Un ejemplo, si pensamos en el supermercado, serían las cajas de cartón que envuelven las botellas de vino, las cajas que contienen los envases de galletas, etc. 

Por lo que hace al embalaje terciario: Este es el que envuelve otro embalaje, que a su vez envuelve a un envase. Por tanto, podríamos decir que es el embalaje del embalaje, y este normalmente se utiliza para el transporte y almacenaje de una mercancía. Es aquel que se crea pensando en la facilidad de manipulación logística y que sirve para evitar su deterioro y garantizar que el producto llega en óptimas condiciones a su destino final. Normalmente se utiliza para el transporte colectivo. 

Requisitos de un envase o embalaje para garantizar el correcto transporte y almacenaje de una mercancía 

A la hora de escoger o diseñar un envase o embalaje adecuado es importante tener en cuenta las características del producto que va a proteger: tamaño, fragilidad, peso… Así como otros factores: 

  • Medio de transporte que se va a emplear: No es lo mismo transportar una mercancía en barco, donde se tendrá que tener en cuenta la humedad y temperatura, que por avión, donde tendrá que soportar frecuentes cambios de presión o por carretera, donde tendrá que enfrentarse a todo tipo de sacudidas y baches. 
  • Los costes logísticos: Es importante contar con envases y embalajes ligeros y que sean fáciles de transportar y almacenar para reducir este tipo de costes. 

Otro aspecto a tener en cuenta es que el embalaje en España debe respetar la legislación europea de prevención de riesgos de salud del consumidor y protección del medio ambiente, en especial el tratamiento de desechos

Además, todos los embalajes deben ir acompañados de su correcto etiquetado con todas las especificaciones técnicas de la mercancía: ¿Se puede apilar? ¿Cómo será su transporte? ¿Qué contiene? ¿Es inflamable?, etc. 

También es importante tener en cuenta que los fármacos y productos de laboratorio tienen otros requisitos específicos que se deberán cumplir. Puedes verlos en el siguiente enlace

tendencias packaging para 2022

Tendencias en packaging para 2022

En las tendencias para packaging 2021 vimos que la seguridad del packaging, el diseño más amable y suave, el packaging sensorial y el packaging sostenible eran aspectos a tener en cuenta este 2021 para impresionar al usuario. Pero, ¿qué nos depara 2022 a nivel de packaging? ¿Seguirán siendo tendencia las tendencias del 2021? 

packaging sostenible

En definitiva sí. En 2022 será recomendable seguir apostando por el packaging sostenible así como el packaging sensorial. No obstante, dentro de estas tendencias, tendremos que añadir otras que en 2021 no se contemplaron, pero que son de suma importancia para que las marcas triunfen con sus productos de cara al consumidor. 

Aspectos del packaging a tener en cuenta en 2022

Grab-and-go packaging 

La tendencia de los consumidores de entrar en una tienda y pasar rato dando vueltas por ella, tocando todos los productos y leyendo su etiqueta ha cambiado. Actualmente, las compras rápidas son las que prevalecen, sobre todo con la llegada de los e-Commerce. Por ejemplo, en los puntos de venta, prefieren llegar, coger el producto e irse, lo mismo que hacen cuando compran online, que en un clic adquieren el producto. 

Pero para que esto ocurra, el packaging tiene que facilitar y agilizar la decisión de compra. Piensa que los consumidores es lo primero que ven de un producto, por eso, es importante y necesario que este, aparte de llamarles la atención, les dé toda la información necesaria de un solo vistazo, para que se decanten por él. 

El uso de tipografías de fácil lectura, códigos de fácil descifrado, etiquetado claro y potenciar el uso de colores que capten rápidamente la atención del consumidor, será clave para tomar decisiones ágiles, es decir, entrar, coger el producto y salir rápidamente del establecimiento. 

Packaging diseñado pensando en los Millennials 

La generación Millennial es un objetivo claro para las marcas, puesto que actualmente representan el 50% del consumo mundial. No obstante, llegar a ellos no es fácil debido a la mucha información que les llega y consumen, provocando que mucha de esta quede relegada a un segundo plano, perdiendo la visibilidad que se merece. 

En este sentido, para llamar su atención, es importante que el diseño del packaging del producto sea atrevido y llamativo, además de darle un valor añadido como por ejemplo con la creación de productos de “edición limitada”. Estos, al ser únicos y exclusivos, llaman la atención de los millennials, aburridos de que todo siga un mismo patrón.

Otro factor a tener en cuenta y que puede captar la atención de esta generación, es que los productos tengan un mensaje o una causa detrás

Personalización: Packaging adaptado a las necesidades de cada tipo de consumidor  

Adaptar el packaging según las necesidades del público al que se dirige será una tendencia que veremos mucho en 2022. Así, un producto que sirva tanto para niños, adolescentes como adultos, podrá estar adaptado a diferentes tipos de packaging, dependiendo al consumidor al que se dirige

Pero para que el packaging tenga el impacto deseado, la personalización será fundamental. Con personalización nos referimos a romper los esquemas, es decir, hasta la fecha, las cremas, por ejemplo, siempre han ido en envases de plástico en formato tubo o cilíndrico. ¿Por qué no cambiarlo? La marca Nivea lo consiguió apostando por el metal en sus envases de crema. 

bote de crema nivea
beiersdorf

Otro ejemplo de personalización, puede ser, no tanto en el packaging en sí, sino por ejemplo en el producto. Si nos fijamos en un ejemplo de cosmética, Rihanna, con su marca de cosméticos consiguió adaptar su base de maquillaje a 40 tonalidades, una para cada tipo y color de piel. 

marca cosméticos rihanna
Vogue

Conclusiones 

Para 2022 el el packaging sostenible seguirá siendo tendencia, una tendencia que con el paso de los años no parará de incrementar, debido a la demanda de los consumidores para la preservación del medio ambiente, así como la lucha de gobiernos para reducir el uso del plástico. 

Además, la búsqueda de impactar y emocionar a los usuarios, sobre todo en los e-Commerce, donde la experiencia de compra es más fría que en los puntos de venta, será fundamental para garantizar su satisfacción y que vuelvan a comprar de nuevo.  

packaging alimentacion

Envases y embalajes de éxito en la industria alimentaria

A diferencia de otros sectores de mercado, los productos alimentarios son muy delicados. Estos deben conservarse en la temperatura óptima para que no se estropeen, además de que deben llegar a su destino rápidamente, puesto que tienen una duración limitada. De lo contrario, podrían deteriorarse y perderían sus propiedades para la comercialización.  

De hecho, existe la normativa ISO 22000. Un certificado que regula los requisitos vinculados a las compañías del sector alimentario. Su principal objetivo es garantizar la plena inocuidad de los alimentos durante todas las fases que componen la cadena de producción hasta el cliente final.

Packaging de éxito para el sector alimentario

Para garantizar la conservación y la llegada de los productos alimentarios en las óptimas condiciones en los puntos de venta, se deben tener en cuenta algunos aspectos como: 

Tipo de producto

No todos los productos son iguales. Por ejemplo, la fruta es mucho más delicada que los congelados y sus parámetros de conservación son muy diferentes. El embalaje de cada producto deberá ir acorde con este. 

En el caso de la fruta, la mejor manera de transportarla es con cajas de cartón o plástico apilables. Por lo que hace a otro tipo de embalajes como por ejemplo ensaladas preparadas, tomates, lechugas y todo lo que se encuentra dentro de neveras en los puntos de venta, siempre se han utilizado embalajes de plástico, no obstante, debido al impacto negativo que tiene en el medio ambiente, actualmente se han empezado a sustituir por envases de cartón. 

Por ejemplo, el grupo Bon Preu, ha sustituido el plástico de los tomates de untar por embalajes de cartón.

Temperatura de conservación

La temperatura de conservación también es un factor importante a tener en cuenta. Dependiendo de esta, el envase o embalaje deberá ser de una determinada manera u otra. 

Por ejemplo, los envases metálicos están prohibidos para alimentos que deben conservarse en nevera. Por otro lado, el cartón es una solución ideal para todo tipo de productos, vayan o no a neveras y congeladores. 

Almacenamiento  

¿Dónde irá almacenado? ¿Qué duración debería tener almacenado? ¿Se puede apilar?  Son algunas de las preguntas que debería hacerse un diseñador de packaging, a la hora de crear el envase y el embalaje de un producto alimentario. 

Por ejemplo, en el caso de las botellas, estas suelen estar repartidas en cajas de cartón apilables y se guardan en el almacén tal cual. En cambio, el pan de molde suele almacenarse puesto de forma ordenada en cajas de plástico y sin apilarse, sino que en cada caja solo se pondrán los paquetes que quepan sin amontonarse unos encima de los otros. Si se quieren guardar de forma apilable, serán las cajas las que irán unas encima de las otras. Por esto, estas, suelen tener los lados más altos, para no chafar el contenido. 

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de almacenar productos alimentarios, es que es recomendable que estos no toquen directamente al suelo para evitar bacterias y que en caso de agua en el almacén, dañe directamente el producto. Pueden almacenarse elevados en palets. Una manera también de cumplir con los estándares de higiene. 

Transporte del producto

¿Cómo será transportado el producto? Es importante saber cómo llega a los puntos de venta el producto en cuestión, para saber el tipo de envase y embalaje que se debe hacer. Por ejemplo, en el caso de las botellas de cristal como el aceite o el vino, el cartón es muy resistente a los golpes. 

En el caso de los cartones de leche, hasta la fecha se envolvían en plástico para frenar golpes directos en el brick de cartón. Para ser un poco más sostenible, es recomendable si se quiere seguir utilizando este material, que se haga con plástico reciclado. 

Tipos de embalaje en alimentación 

A la hora de clasificar los tipos de embalaje que encontramos en el sector alimentario se puede hacer según el grado de contacto. Esta sería su clasificación. 

Primario: Se encuentra en contacto directo con la mercancía garantizando su agrupación y protección básica. Ej: Latas, bandejas, bricks… 

Secundario: Para el transporte y manipulación de productos que tienen el embalaje primario. Ej: Cajas de pizza. 

Terciario: Para el transporte y la manipulación de embalajes secundarios. Ej: Palets o envoltorios. 

Otros aspectos a tener en cuenta 

En Gráficas JR, como especialistas en packaging alimentario, sabemos que cada producto y marca son diferentes. El packaging es una manera que tienen las marcas de diferenciarse de su competencia, por tanto, este debe ir adecuado tanto al producto como a la imagen de marca. 

Es por eso que diseñamos, fabricamos y distribuimos expositores de PLV y Packaging para supermercados e hipermercados con el objetivo de dar visibilidad a productos del sector alimentario. 

Gracias a las capacidades y habilidades de nuestro equipo conseguimos que nuestros elementos de PLV y Packaging sean 100% adaptables y personalizables al sector de gran consumo para que de un simple vistazo el público identifique a la marca.

¿Qué hacemos?

  • Cabeceras de góndola
  • Islas extra espacio
  • Lineal
  • Decoración Retail
  • Floorstand
  • Categorías y segmentación 
  • Elementos promocionales

Nuestra prioridad es ofrecerte un servicio de máxima calidad, que cumpla con tus objetivos y todo lo que necesitas en una misma plataforma, con soluciones de diseño, fabricación y distribución.  

¿Quieres que demos vida al packaging de tu marca? Puedes contactar con nosotros en el siguiente enlace

Feria

Pasos para crear stands para ferias impactantes: Cómo diseñar un buen stand

El diseño y creación de stands para ferias no es tarea fácil. El objetivo de estos es llamar la atención de los asistentes al evento para que se fijen en nuestra marca, un objetivo complicado cuando estás rodeado de marcas, que dependiendo el tipo de feria, pueden ser de tu mismo sector o incluso ofrecer productos y servicios similares a los tuyos. 

En este sentido, es importante que el stand muestre la esencia de la marca en todo su esplendor, es decir, que solo viendo sus colores y formas, la marca pueda ser identificada de forma inmediata. Se trata de buscar y encontrar el efecto “wow”, que haga que los asistentes se interesen por ti y les apetezca visitarte. Las ferias, son la puerta de entrada a nuevas colaboraciones o incluso a mercados internacionales. 

Para conseguir que los asistentes traspasen esta puerta, existen una serie de pasos y elementos a tener en cuenta. 

Cómo diseñar un buen stand para ferias 

Todo empieza con un proceso creativo

Para poder diseñar un buen stand, la clave es imaginarlo. El proceso creativo comprende cada una de las etapas que entrarán en juego durante el proceso de creación del stand, desde que se decide cómo será hasta que se construye. Además, en este proceso también se debe tener en cuenta el presupuesto del que se dispone y de los recursos necesarios. Dependiendo el presupuesto, su diseño, tamaño y forma puede variar. 

Dentro de este proceso creativo encontramos el Briefing. 

Importancia del Briefing

Dentro del Briefing se deben incluir aspectos como: 

  • ¿Qué quiere o tiene en mente el cliente?: Es importante comprender las ideas que tiene el cliente para guiarlo y asesorarlo. A veces las ideas del cliente son buenas, pero quizás no ejecutables. 
  • Espacio, ¿dónde va a ir el stand?: Saber las dimensiones de las que disponemos es esencial. Imagínate que creas un stand demasiado grande o pequeño, sería un fiasco. También es importante saber del espacio que se dispone. No es lo mismo un stand de pasillo, los que están unos al lado de los otros, que un stand de esquina. 
  • ¿Qué valores debería transmitir?: Toda marca tiene unos valores por los cuales les gusta que los usuarios les identifiquen. Es importante que el stand también transmita dichos valores. 
  • ¿Cuál es el Buyer Persona (cliente ideal) de la marca?: Conocer al público al que te diriges es importante, sobre todo para la elección de los colores y la gráfica. No es lo mismo, por ejemplo, dirigirse a farmacéuticas que tecnológicas o a un público infantil. 
  • ¿Cómo es el producto? ¿Qué necesidades o problemáticas cumple? ¿Cómo se muestra en los puntos de venta?: Son preguntas que también deben responderse en el Briefing, para saber cuál es la mejor manera de presentarlo y cómo darle visibilidad en el stand. 
  • ¿Presupuesto?: El presupuesto también debe aparecer en el Briefing, porque dependiendo de este, se podrá plantear un diseño u otro. 

Una vez realizado el briefing y planteado el proceso creativo es momento de…

Dibujar los bocetos 

Una vez tenemos el Briefing sobre la mesa y este ha sido analizado, es momento de ponerse manos a la obra con el diseño, realizando un primer boceto juntando las ideas del diseñador con las del cliente. Normalmente estos bocetos se realizan en 3D, para que el cliente pueda ver exactamente cómo quedará el stand y cómo lo verán los usuarios una vez lleguen a la feria. 

Los bocetos sirven para que cliente y diseñador puedan ir perfilando y perfeccionando el stand, hasta que este consiga el resultado deseado. 

Diseño final

Realizados los bocetos y llegado a un acuerdo con el cliente, es momento de diseñar la propuesta final y que servirá al equipo técnico para construir el stand. La elección de materiales también es importante, y actualmente, se suele optar por materiales que se puedan reciclar, como por ejemplo la madera. La sostenibilidad es un elemento muy importante para las empresas, pero también para los usuarios. 

ebook-packaging-sostenible-2

Desarrollo del proyecto 

El desarrollo del proyecto consta de diferentes etapas: 

  1. Planificación: Para llevar a cabo el proyecto, es importante tener en cuenta las etapas de fabricación y construcción, así como la logística y los plazos de entrega. Es importante que el diseño del stand se haga con tiempo y sin prisas, de esta manera, frente a cualquier contratiempo no nos volveremos locos. Dentro de la planificación también es importante tener en cuenta todos los activos implicados: grafistas, iluminadores, electricistas, carpinteros… Porque estos son los que harán realidad todos los elementos que se han presentado en el diseño final. 
  2. Construcción del stand: Es momento de materializar la idea en algo tangible. Normalmente en este proceso siempre surgen algunos cambios de diseño, pero estos deben ser mínimos, para garantizar que se cumple con el presupuesto y las fechas de entrega. Es por ello, que el diseño final debe ser lo más ajustado posible a la realidad e intereses y necesidades del cliente. 
  3. Mobiliario: Una vez construido el stand con todos los elementos: Iluminación, suelos, postes, mostrador… Es decir, todo lo que aparece en el diseño, es momento de poner el mobiliario. ¿Sillas? ¿Pantallas? ¿Mesas? Todo aquello que sea necesario para llamar la atención del usuario, así como, para atenderlo. 

¡Y ya estás listo para triunfar! 

¿Cómo podemos ayudarte en Gráficas JR?

En Gráficas JR somos especialistas en PLV y packaging. Nos encargamos de toda la gráfica de expositores y productos, así como, de la rotulación y montaje. Elementos imprescindibles para cualquier marca, ya sea para su punto de venta, como para la presencia en ferias y eventos. 

Estamos especializados en todo tipo de soporte publicitario para punto de venta y packaging y cubrimos todo el proceso de desarrollo: diseño, fabricación y distribución.

Nuestra forma de trabajar:

  • Ofrecemos la mejor solución de diseño de PLV o packaging que necesita el cliente
  • Estamos abiertos a los retos que nos plantean nuestros clientes
  • Cumplimos con los timings y hacemos posibles aquellas entregas que los otros
    rechazan por falta de capacidad.
  • Excelencia en acabados, procesos y entregas.

Para más información, puedes contactar con nosotros en el siguiente enlace

Plástico reciclado

¿Necesitas seguir usando el plástico para el packaging de tu empresa? Apuesta por el plástico reciclado

Existen numerosos tipos de plásticos y algunos son reciclables. Cada vez son más las empresas que apuestan por sustituir el plástico de su packaging, no obstante, todavía queda un largo camino por recorrer hasta que todas dejen de utilizar este material y apuesten por el packaging sostenible.

Sin embargo, si sigues teniendo que utilizar este material como recurso para tu packaging, hazlo apostando por el plástico reciclado. 

ebook-packaging-sostenible-2

¿Por qué deberías dejar de utilizar el plástico en tu empresa? 

Tal y como explicamos en nuestro artículo: Razones por las que tu empresa debería dejar de utilizar el plástico en el packaging, una bolsa de plástico tiene un uso real de un media de 12 minutos y sólo se reciclan un 36% de estas. Esto supone que, 12 minutos de uso equivalen a 500 años de descomposición de manera natural. 

Generalmente, los plásticos se fabrican con polímeros de resinas mezclados con sustancias que provienen del petróleo y que se moldean mediante presión y calor. De esta manera, se pueden obtener diferentes tipos de plásticos con propiedades físicas y mecánicas distintas. Son estas propiedades las que determinan, si un plástico puede reciclarse o no. 

¿Qué plásticos pueden reciclarse? 

Antes de responder a esta pregunta, vamos a explicar el proceso de reciclaje del plástico.

¿Cómo se recicla el plástico? 

Una vez un plástico termina en el contenedor amarillo o azul y amarillo, dependiendo la zona, este es llevado a las plantas de selección. 

Allí, se clasifican por su composición y color. Esto se hace porque para poder convertir este plástico en otro producto, este es triturado, convirtiéndose en pequeñas bolas conocidas como granzas. Si estas son de la misma densidad y color, será más fácil convertirlas en otro producto. 

Pero antes de triturarlo, lo que se hace es retirar las impurezas, un ejemplo son las etiquetas de papel que pueden contener. Hecho este proceso, se lava y trata para convertirlo en granzas y ya convertido en granza, se vuelve a limpiar. 

Como último paso, encontramos el secado y el centrifugado de las granzas. Una vez secas, se someterán a un proceso de calor y moldeado para convertirse en un nuevo producto. 

Y ahora que hemos hecho este pequeño inciso, vamos con la pregunta del principio, ¿qué plásticos pueden reciclarse? 

Aquellos plásticos que estén fabricados con materiales difícilmente separables, muy degradados o pigmentados no podrán reciclarse. 

¿Y cómo podemos saber todo esto? Pues gracias al Código de Identificación Plástico (RIC en inglés). Este código es un número identificativo que se corresponde con el tipo de resina con la que se ha fabricado ese plástico, y que se encuentra dentro de un triángulo con esquinas redondeadas. Un apunte, este código no nos dirá si el plástico es reciclable o no, simplemente nos da información de con qué tipo de materiales ha sido creado para su separación. Un detalle para el primer paso del reciclaje. 

Tipos de plástico reciclable por el que deberías apostar en tu packaging 

Actualmente existen siete tipos de plástico diferentes. De estos siete, cinco no se pueden reciclar. 

Plásticos que sí se pueden reciclar

  • PET o PETE (Tereftalato de polietileno): Se trata de un plástico transparente que se usa para fabricar botellas de agua o refrescos. Al ser resistente al vapor y a los gases, es unos de los más utilizados y reciclados. 
  • LDPE (Polietileno de baja densidad): Es un tipo de plástico muy flexible e impermeable al vapor. Sus usos más frecuentes son la fabricación de bolsas de alimentos y de basura, botellas exprimibles o tapas flexibles. 

Plásticos que no se pueden reciclar 

  • PE-HD o HDPE (Polietileno de alta densidad): Es resistente a la humedad y muy duro. 
  • PVC (Policloruro de vinilo): Utilizado normalmente para embalar elementos no alimentarios por ser rígido, duro y versátil. 
  • PP (Polipropileno): El más utilizado para hacer utensilios de cocina de un solo uso. 
  • PS (Poliestireno): Es moldeable y se utiliza para fabricar material electrónico por ejemplo. 
  • O: Con la letra O están catalogados aquellos plásticos fabricados con la mezcla de varias resinas, hecho que provoca que no pueda reciclarse. 

Realmente son pocos los tipos de plásticos que se pueden reciclar, es por eso, que desde Gráficas JR intentamos siempre trabajar en nuestros packagings con materiales 100% sostenibles como por ejemplo el cartón, de esta manera, aportamos nuestro granito de arena en el medio ambiente. 

En caso de que el cartón o el metal no sean una opción para ti, ten en cuenta las propiedades de los plásticos que utilizas para saber si son reciclables o no. En caso de que no lo sean, es importante que apuestes por materiales biodegradables y reutilizables. 

envases monodosis

Los envases monodosis se imponen en la era del covid-19

En la era Covid-19, los envases monodosis se han impuesto en el sector del packaging. Esto se debe a la búsqueda de la seguridad frente a los contagios. Un envase monodosis se utiliza y se tira, haciendo que esté no circule de mano a mano, propagando de esta manera el virus. Por tanto, la razón principal de este incremento, es la seguridad que aporta a la salud de las personas. 

Además, según estudios de Ainia, se está viendo que en el último año ha habido una evolución en las tendencias de packaging, por ejemplo con los envases monodosis, o también con los envasados específicos para e-Commerce. Ya sabemos que las ventas online incrementaron hasta un 60% durante 2020 tal y como hemos explicado en otros artículos. 

Pero no sólo eso, sino que los envases sostenibles también han incrementado su relevancia en los últimos tiempos. Son muchos los consumidores que se preocupan por el medio ambiente, así pues, buscan marcas que también lo hagan, para ser fieles a sus valores y creencias. 

ebook-packaging-sostenible-2

¿En qué sectores predominan más los envases monodosis? 

Sector alimentario 

En packaging para el sector de la restauración y alimentación, es uno de los más complicados a la hora de reciclar, puesto que los envases terminan manchados de alimentos. Es por eso, que el uso de materiales más sostenibles, como por ejemplo, los procedentes de fuentes renovables o biodegradables, será clave para este sector.

Otro aspecto a tener en cuenta es que los envases reutilizables, que antes parecían una muy buena idea, actualmente, frente a la situación a la que no encontramos, ahora transmiten mayor inseguridad. Es por esta razón, que ha aumentado el uso de plásticos de un solo uso. Así como los productos (ready-to-eat), de consumo inmediato y listos para llevar. Por tanto, los envases monodosis y de un solo uso, son una tendencia que irá en aumento. 

Sector farmacéutico 

El sector farmacéutico es uno de los sectores que más ventas ha incrementado en el último año. Los geles hidroalcohólicos y las mascarillas han sido sus productos estrella. En este sentido, los envases monodosis también han tenido su lugar, con mascarillas de un solo uso o toallitas desinfectantes o geles para llevar en el bolso. 

El packaging farmacéutico tiene algunas particularidades: 

  • Serio y sobrio
  • Honesto
  • Ser de calidad
  • Captar la atención
  • Tener un diseño reconocible
  • Tener utilidad
ebook farmacia

¿Y qué ocurre con los e-Commerce? 

Que ha habido un incremento en las compras online es más que evidente. Es por esta razón, que el packaging y envases para este sector ha incrementado. Esto se debe a que el comercio online implica la necesidad de embalajes apropiados para prevenir daños del producto transportado y adaptados a los canales de distribución. 

Esto implica: Materiales duros para soportar golpes en el transporte, garantizar la calidad del producto con materiales que permitan su conservación, que llegue en condiciones óptimas al cliente final, que transmita los valores de la marca, etc. 

Pero para ello, se están buscando alternativas más sostenibles, como por ejemplo al papel de burbujas y a los envases de plástico. Una buena alternativa es el cartón corrugado. Este es muy resistente y duradero, a parte de que es 100% reciclable. 

Cada vez que los hábitos de consumo de los consumidores cambien, el packaging también padecerá algunos cambios importantes, para adaptarse a las demandas del momento. No debemos olvidar que el packaging es el primer contacto de los consumidores con las marcas, es por esto, que este deberá ir acorde con: 

  • Sus valores
  • Sus creencias
  • El mensaje que quieren transmitir
  • Las necesidades del consumidor
  • Acorde con el producto…

De esta manera, la satisfacción del cliente será mayor.

Tendencias packaging post covid

Tendencias del packaging en la etapa post Covid-19

El Covid-19 ha cambiado nuestros hábitos, teniendo que adaptarnos a la nombrada “nueva realidad”. Una normalidad que ha alterado la manera de comunicarnos y la manera de consumir, afectando también directamente a toda la cadena de valor del sector del packaging. Éste, debe garantizar una serie de aspectos que hasta la llegada del Covid-19 no eran tan importantes como la seguridad e higiene. 

Es por eso, que en la etapa post Covid-19 han aparecido algunas tendencias en packaging que no puedes obviar si quieres garantizar las ventas en tu negocio y cuidar la salud, tanto de los consumidores como de tus empleados. 

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta para el packaging en la etapa post Covid-19? 

Seguridad e higiene

Garantizar la seguridad y la higiene de los productos que adquirimos, sobre todo por los que hace a alimentación como fruta y verdura, es imprescindible. Para ello, los envases transparentes están cogiendo relevancia. Tocar directamente con las manos los alimentos ya no es una opción si se quiere garantizar la seguridad e higiene de estos, es por eso, que será imprescindible cuidar cada elemento del embalaje o envase, para garantizar que no se toca el producto directamente con las manos y que se puede desinfectar una vez en casa. 

Materiales que puedan someterse a procesos térmicos 

Los envases que puedan ponerse directamente al microondas o en el horno son ideales para garantizar su desinfección más completa. Cuando un producto es sometido a altas temperaturas y cocinado, cualquier bacteria que quede en él desaparece. Razón por la cual se recomienda cocinar bien la carne y el pescado. 

Incremento en la demanda de envases de un solo uso

La demanda de los envases de un solo uso ha incrementado. A raíz del Covid-19, son muchos los usuarios que prefieren comprar los productos a granel y envasarlos en casa con tuppers o botes de cristal. Una manera de garantizar que no han estado envasados durante días en un paquete de plástico y toqueteado por cientos de manos. 

Las compras online, una tendencia en auge

Durante la primera mitad de 2020, debido al Estado de Alarma y al confinamiento, las compras online se dispararon considerablemente, una tendencia que en realidad ha venido para quedarse. 

Una situación que ha provocado que las empresas hayan comenzado a invertir en I+D, y no sólo a lo que packaging se refiere, sino también en todo el proceso logístico. Una manera de garantizar que el producto llegará en condiciones óptimas al cliente final.  

El plástico, el gran reto para las empresas. ¿Qué hacer con él? 

El plástico ha sido el material más utilizado en packaging durante años por parte de las empresas gracias a su alto nivel de seguridad para conservar, dosificar y preservar cualquier tipo de producto como por ejemplo alimentario y/o farmacéutico. No obstante, este material es muy contaminante y se están empezando a buscar alternativas de packaging, que además permitan reutilizarse y darles una segunda vida. 

Para ello, el vidrio o el metal serán unas buenas alternativas, sobre todo para poderles dar una segunda vida. 

Mayor automatización y digitalización

La automatización y la digitalización de procesos se ha convertido en el objetivo principal de muchas empresas, no sólo para agilizar la actividad empresarial e incrementar la productividad y eficiencia, sino también para garantizar las distancias de seguridad que exige el Covid-19. En el sector del packaging, muchas tareas pueden ser automatizadas, de esta manera, garantizar la seguridad laboral de los trabajadores y que dediquen su tiempo a tareas que realmente necesiten su implicación, obviando aquellas más mecánicas y técnicas que no requieren interacción humana. 

La innovación, en la era post Covid-19, será clave

Puede parecer que en una época de incertidumbre, invertir en innovación no es uno de los principales objetivos de las empresas, sin embargo, esta innovación es necesaria para investigar y desarrollar materiales sostenibles que garanticen la seguridad y trazabilidad de los alimentos y productos que contienen. 

ebook-packaging-sostenible-2

En este sentido, un ejemplo podemos encontrarlo en la búsqueda de envases que minimicen la posibilidad de supervivencia del virus en la superficie del packaging. 

Y estas son algunas de las tendencias post Covid-19 que deberás tener en cuenta en la creación de tu packaging para triunfar este 2021. 

Packaging sostenible ecommerce

Ejemplos de packaging sostenible que puedes utilizar en tu e-Commerce

Al igual que todo lo que nos rodea, el packaging también está evolucionando y los envoltorios y envases de los productos están cogiendo cada vez más relevancia, sobre todo en los e-Commerce. Éste, junto al branding de la marca, ayudan a incrementar la visibilidad del producto, así como, mejorar su presentación y posicionamiento de marca en la mente del consumidor. Un buen packaging marcará la diferencia con productos de la competencia

Pero, actualmente, ya no sólo prevalece que un envoltorio o envase sea bonito, sino que los usuarios buscan que éste sea sostenible. Y es que cuidar el planeta y el medio ambiente se ha convertido en una prioridad. Para ello, son muchos los consumidores y empresas que quieren eliminar el plástico de su cadena de producción, buscando alternativas verdes y ecológicas. Se prevé, si seguimos con esta dinámica, que en 2025 haya más plástico en el mar que peces. Una preocupación que ha puesto en alerta a muchos gobiernos, y que se están planteando la posibilidad de imponer una tasa para el uso del plástico, con el fin de reducirlo o eliminarlo completamente. 

ebook-packaging-sostenible-2

¿Qué alternativas sostenibles tenemos? 

A continuación algunos ejemplos. 

Packaging sostenible para el sector cosmética

Con la llegada de la cosmética natural, el sector cosmético, hasta la fecha poco cuidadoso con el medio ambiente, ha dado un giro inesperado. Son muchas las marcas de cosmética que buscan su sostenibilidad, tanto a nivel de producto como de packaging. Para ello, encontramos alternativas como: 

  • Tubos enrollables de aluminio para cremas y pastas de dientes.
  • Envases rellenables como el vidrio.
  • Plástico reciclado

Algunas marcas como Olay, l’Oréal o Lancome han comenzado a trabajar con algunas de estas opciones, testando su eficacia, protección y durabilidad. 

Packaging sostenible sector alimentación 

Sin duda, la industria que más plástico genera es la de la alimentación. No sé si te pasa lo mismo, pero en mi caso, nada más llegar de la compra, lleno una bolsa de basura entera con todos los envoltorios y embalajes de los productos que he comprado. Un despilfarro de plástico innecesario y que tardará miles de años en descomponerse. 

Frente a este panorama, son muchos los consumidores que han decidido cambiar sus hábitos y subirse al tren de la sostenibilidad, comprando sólo a marcas con calificación verde y cuidadosas con el planeta. Estas trabajan con materiales como: 

  • Cartón
  • Madera
  • Metal 
  • Papel

Por ejemplo, no hace mucho algunas marcas de cerveza como Estrella Damm, anunciaron que eliminaban las arandelas de plástico de sus packs de cerveza, y que estas pasarían a ser de cartón. Estas eran peligrosas para el medio ambiente, puesto que muchos animales quedaban atrapados en ellas y tardaban años y años en descomponerse. 

Otro ejemplo de packaging sostenible en alimentación lo vemos en envases biodegradables o reutilizables. En el caso de la comida precocinada, esta desde siempre ha sido envasada con plástico, además de ir acompañada de cubiertos de plástico. Pero, actualmente, se está trabajando con otro tipo de cubiertos de madera reutilizables, así como tuppers monouso que imitan al plástico, pero que en realidad son biodegradables y se elaboran con polímero de fécula de maíz. Además de latas de aluminio, comida para llevar en envases de cartón, entre otras alternativas como el vidrio. 

Sin duda, el sector de la alimentación está dando un giro de 180º por lo que hace al packaging y se espera que en 2025 se haya reducido un 50% el uso de este en dicho sector, provocando que cada año disminuya más y más, hasta eliminarlo por completo. 

Packaging sostenible para la industria textil y de moda

En el caso de la industria textil, su cuidado con el medio ambiente no pasa sólo por la reducción de bolsas de plástico a la hora de comprar un producto, sino también en su procesos de producción y logístico. Esto se debe a que la elaboración de tejidos es uno de los procesos más contaminantes. 

Un ejemplo lo vemos en su embalaje. Hasta la fecha, las prendas de ropa eran envueltas en plástico, sin ser comprimidas, por tanto, no ocupaban todo el espacio, y metidas en enormes cajas de cartón. Esto, no sólo aumentaba los costes de envío, puesto que el volumen y espacio que ocupaba era desmesurado, sino que también tenía un gran impacto negativo para el medio ambiente. Lo mismo pasaba con las perchas de plástico que llegaban con cada una de las piezas enviadas. 

Para reducir la huella ambiental han aparecido alternativas como: 

  • El metal, ideal para reutilizarlo, además de ser un bonito detalle y que llama la atención. 
  • El cartón y el papel: Muchas prendas van en cajas de cartón hechas a medida y por tanto, optimizan el espacio, y en vez de envolver la prenda interior con plástico, se hace con papel. 
  • El fajado de productos, que reduce el uso del plástico y otros embalajes contaminantes para optimizar el espacio. 
  • Ecodiseño para el etiquetado de prendas, para que sean menos nocivas. Además, estas son ideales para los e-Commerce. 

Son muchas las empresas textiles que buscan innovación y sostenibilidad en sus embalajes. Un ejemplo curioso lo vemos con H&M. Esta, presentó un prototipo de bolsa de cartón que se convertía en percha. 

Apostar por el packaging sostenible, es una apuesta segura de futuro, que te ayudará a incrementar tus ventas, puesto que tus valores irán acorde con los de los consumidores. Se ha demostrado que el 33% de estos prefieren comprar en marcas que sean cuidadosas con el medio ambiente. Una cifra que se prevé que aumente en los próximos años. 

Es por eso, que en Gráficas JR trabajamos con materiales y embalajes sostenibles como el cartón, la madera o el metal, para aportar nuestro granito de arena y ayudar a las empresas a ser más sostenibles. 

Para más información puedes contactar con nosotros sin ningún compromiso en el siguiente enlace

Packaging pequeños negocios

Packaging para pequeños negocios

El packaging, tal y como explicábamos hace unos días en este artículo: Branding y packaging, ¿qué influye más en la decisión de compra?, es un factor clave a tener en cuenta. Este, unido con el branding, te ayudará a posicionarte en la mente del consumidor y por ende, a incrementar tus ventas. 

Las ventas online en 2020 crecieron con fuerza, superando las compras offline. Los comercios locales y pequeños negocios tuvieron que reinventarse y adaptarse a las nuevas demandas de los consumidores. Pero todavía quedan negocios o tiendas de toda la vida que no han dado el salto a la venta online. Razón por la cual necesitan destacar y ofrecer un valor añadido que los e-Commerce no pueden, y aquí, es donde entran el branding y el packaging. 

Aunque los envases y envoltorios parezcan una parte insignificante del negocio, pueden ser la clave para posicionarse en la mente del consumidor

Importancia del packaging en los pequeños negocios

¿Qué buscan los consumidores cuando compran en pequeños negocios, sobre todo si estos son locales? Detalles, aquello que en una tienda online cuesta mucho de conseguir:

  • Trato humano
  • Trato personalizado
  • Productos únicos
  • Calidad

Son algunos de los requisitos a cumplir para garantizar las ventas en un negocio pequeño, y para ello, la diferenciación será clave. 

Un ejemplo lo vemos en negocios que venden productos handmade, sostenibles y naturales. 

  • Tiendas a granel como por ejemplo pasta, legumbres, frutos secos…
  • Tiendas de jabones naturales hechos a mano. 
  • Tiendas de cosmética natural.
  • entre otros. 

Estos son los tipos de negocio que están triunfando actualmente. Por eso, cuidar todos los detalles como la imagen de marca, la posición de los productos y el packaging será fundamental para llamar la atención de los consumidores. 

¿Por qué importa el packaging? 

La mente del consumidor no reacciona igual cuando le ponen los productos que han comprado en una bolsa de plástico blanca sin ninguna gracia, que cuando van acompañados de una caja, sea de cartón, metal o madera, o una bolsa hecha con gracia y con el logo del negocio. Una manera de promocionar tu marca de forma gratuita, ya que el consumidor al pasearse con la bolsa en la mano, hará que otros la vean. 

El packaging importa y mucho. Por ejemplo, en el caso de las pastelerías, no es lo mismo que te sirvan 5 croissants dentro de una bolsa de papel donde se pegan unos con otros, que servidos en una caja de cartón, separados con papel y donde cada uno tiene su espacio. A parte de conservar su textura, forma y sin que se mezclen los ingredientes, estos se conservarán por más tiempo, evitando que se filtre aire que los pueda ablandar o resecar. 

El packaging no sólo sirve como elemento decorativo, sino que está pensado para la preservación, conservación y transporte del producto. 

Además, muchos negocios pequeños ofrecen productos ideales para regalar, beneficiándose más de este tipo de compras que no de las de consumo propio. En este sentido, el packaging será un elemento imprescindible a tener en cuenta. 

Un ejemplo lo podemos encontrar en los productos de cosmética natural. Actualmente, ser sostenibles y ecológicos es un tema que preocupa a la mayoría de consumidores. La reducción del plástico es una necesidad cada vez más demandada, y no sólo por los consumidores, sino también por los gobiernos. En este sentido, los pequeños negocios si quieren destacar necesitan adaptarse a estas demandas. 

ebook-packaging-sostenible-2

Siguiendo con el ejemplo de cosmética, las botellas de vidrio serán una alternativa sostenible perfecta para presentar sus productos. Además, para garantizar su protección pueden ir acompañados de una caja de madera o de metal, ideal para conservarlos y darles una presentación bonita y que destaque por encima de otros productos. Por otro lado, los embalajes de madera y metal son reutilizables y una vez gastado el producto, se les puede dar un nuevo uso. 

En los negocios pequeños, la imagen y la presentación de los productos es fundamental. Una manera de destacar y posicionarse en la mente del consumidor. 

El packaging original es aquel que se recuerda con frases como: “Mira qué caja más bonita”, “Mira que envoltorio más práctico”, etc. Es un incentivo más para que vuelvan a comprar o se fijen con la marca. 

Y para que no se nos olvide, volvemos a insistir en que, cuidar los pequeños detalles como:

  • La manera de exponer los productos.
  • La manera de presentarlos.
  • La manera cómo se envuelven.
  • Etc.

Será clave para llamar la atención del cliente y garantizar las ventas en un negocio pequeño. 

En Gráficas JR, como especialistas en packaging, te ayudamos a encontrar la solución de packaging ideal para tu negocio y que se adapte a tus necesidades, valores y encaje 100% con el producto que vendes, aparte de ofrecerte soluciones sostenibles. 

Puedes ponerte en contacto con nosotros en el siguiente enlace

plástico

Razones por las que tu empresa debería dejar de utilizar el plástico en el packaging

Según la revista Science, un estudio publicado por un grupo de investigadores de la Universidad de Georgia afirman que las personas hemos generado 8.300 millones de toneladas de plástico desde principios de 1950. El año en que la producción de productos elaborados con materiales sintéticos empezó a masificarse como sustituto de la madera o el aluminio, sobre todo en el packaging. 

Unas toneladas que equivalen a 822.000 veces el peso de la Torre Eiffel de París. 

Pero eso no es todo, sino que se prevé que en el 2050, tan solo dentro de 30 años, haya más plástico que peces en el mar, debido a la gran cantidad de plásticos que se producen y generan. 

Una bolsa de plástico tiene un uso real de un media de 12 minutos y sólo se reciclan un 36% de estas. Esto supone que, 12 minutos de uso equivalen a 500 años de descomposición de manera natural.

Otro dato relevante es que España es el país que más plástico tira al vertedero, concretamente 23 kilos por persona al año. Una cifra recogida en el informe Plásticos: situación en 2017, elaborado por PlasticsEurope, que agrupa a los principales productores de plástico de Europa. 

Y todo esto nos lleva a una pregunta: ¿Es posible vivir sin plásticos? Sí, absoluta y definitivamente sí. 

Vivir sin plástico es posible 

La preocupación por el medio ambiente es real, ya no sólo Greenpeace lucha por esta causa, sino que cada vez aparecen más movimientos y grupos de personas preocupadas por el daño que estamos causando en el medio ambiente, incluidos los gobiernos.

La Comisión Europea, debido a la gran cantidad de residuos que generamos y que cada vez resulta más complicado reciclarlos, están estudiando la posibilidad de reducirlos al máximo añadiendo un impuesto sobre el plástico. Un impuesto que afecte tanto a los productores como a los consumidores. De esta manera, que se lo piensen dos veces antes de consumir productos con este material perjudicial por el medio ambiente. 

El problema es de todos, pero, sobre todo, de las empresas, las principales productoras de plástico. Es por esta razón, que son muchos los negocios dedicados al sector del packaging, como Gráficas JR, que ofrecen alternativas de embalaje, envoltorios y envases respetuosos con el medio ambiente, como por ejemplo el cartón, con el fin de darles una segunda vida una vez cumplida su función. 

Sin duda, el packaging sostenible es el futuro. 

ebook-packaging-sostenible-2

¿Qué alternativas al plástico tenemos? 

Algunas alternativas de packaging de plástico, y además sostenibles son: 

Cartón

El cartón es un material muy maleable que permite ser creado en varios tamaños y que puede ser almacenado fácilmente. Además, también es resistente a los golpes y puede ser apilado sin temor a deformaciones. 

Su precio también es muy competitivo, por tanto, te ayudará a reducir costes, y este es fácil de reciclar y reutilizar. Con los embalajes de cartón aportas tu granito de arena en reducir el impacto en el medio ambiente. 

Embalaje de cartón Gráficas JR

Aquí algunas de las otras ventajas:

  • Las cajas de cartón son ligeras. 
  • No requieren de mucho espacio para ser almacenadas, puesto que se pueden guardar desmontadas. 
  • Es mucho más económico que cualquier otro producto. 
  • Buenas capacidades para ser impresas. 
  • Es reciclable y reutilizable. 

Madera

La madera es un material que se caracteriza por su durabilidad, por esto, son ideales para productos de gran peso y para espacios grandes. Este material es biodegradable y ecológico. Además de tener la capacidad de poder adaptarse a cualquier tipo de espacio, forma o tamaño.

Expositor madera hecho por Gráficas JR.

Metal 

Los expositores de metal son ideales para promociones de larga duración o campañas de lanzamiento, fechas señaladas o ediciones exclusivas. Su forma más habitual es tipo caja contenedora para albergar varios productos que habitualmente se venden por separado.

Además, estas son reutilizables y tienen mucha durabilidad. 

Envases de metal Gráficas JR

Cada vez están surgiendo más alternativas al plástico, pero sin duda, la que más recomendamos nosotros es el cartón.

Reducir el plástico es una demanda global, poco a poco muchos consumidores están dejando de comprar en marcas que no sean respetuosas con el medio ambiente, ya que no comparten sus mismos valores. 

Es por todas estas razones por las cuales tu empresa debería dejar de utilizar el plástico en el packaging. 

vidrio en cosmética

El vidrio como tendencia para los envases de cosmética

El sector de la cosmética y perfumería en España mueve unos 8.200 millones de euros al año con un crecimiento anual de casi el 3% (aunque aún no se saben los datos del 2020 con el impacto de la Covid). Según la Stanpa (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética), cada persona usa diariamente de media de 7 a 9 productos cosméticos gastándose unos 170 euros al año. Este despilfarro impacta de lleno en los planes de sostenibilidad de muchos gobiernos. De hecho, el sector ya procura a marchas forzadas reducir su huella de carbono. Los procesos de recolección de los ingredientes, de tratamiento y de distribución de los productos deben ser lo más sostenible posible. Y por supuesto, utilizar envases reciclables, reutilizables y reducir el uso de envases de plástico y todos aquellos materiales más nocivos.

ebook-packaging-sostenible-2

La iniciativa New Plastics Economy de la Ellen MacArthur Foundation ha logrado que 400 empresas (entre ellas el grupo L’Oréal y Unilever) firmen un compromiso global para un futuro sin basura plástica a través de los principios de la economía circular. Según sus responsables, hay que encontrar “soluciones para alargar su vida útil y que no se convierta en residuo de un solo uso”. El impacto del plástico en el Medio Ambiente es muy grande, el tiempo en que tarda en desintegrarse oscila entre los 100 y los 1.000 años

El vidrio, la alternativa sostenible al plástico

Cualquier packaging realizado con plástico es un paso atrás hacia los objetivos marcados. Si bien llevan años investigando y desarrollando materiales de plástico biodegradable, estos pueden tardar 3 años en desintegrarse totalmente. Sin duda es una buena alternativa, pero hay otro material más común con el que el reciclaje y la reutilización es más sencilla: El vidrio. Si bien una botella de vidrio tardaría 4 siglos en desintegrarse, este material es 100% reciclable, basta con  romperlo y fundirlo. De esta manera, es un material que si se recicla constantemente podrá tener una vida infinita. El mejor ejemplo de lo que significa la economía circular.

Poniendo números al sector, según el informe de Mordor Intelligence, en el 2020 el mercado de botellas y envases de vidrio se valoró en 63,11 mil millones de dólares, y se espera que alcance un valor de 80,21 mil millones de dólares para 2026. Estos números son así, especialmente por la industria de las  bebidas alcohólicas y no alcohólicas, pero también tiene su parte de culpa la transformación que está afectando al sector de la perfumería y cosméticos. Según otro informe, en este caso de Transparency Market Research, pronostican un crecimiento del mercado de los 5 mil millones de euros en 2019 a los 7’2 mil millones en 2027. El consumidor cada vez está más concienciado con el uso de recipientes reciclables. 

Pero el uso del vidrio no solo es más sostenible, sino que es visto como el más bonito y lujoso. De hecho, hay 7 diferencias notables entre los envases de plástico y los de vidrio:

  • La calidad percibida: Cualquier producto envasado en vidrio es visto como un producto de mayor calidad. El packaging de vidrio está asociado a productos más premium y en cosmética también sucede. Eso sí, el plástico es más fuerte y resistente que el vidrio.  
  • Mejor conservación: El vidrio ofrece a los líquidos (perfumes y colonias, por ejemplo) una impermeabilidad más elevada que lo que ofrece cualquier envase de plástico. Y aguanta mucho mejor las temperaturas más extremas. En este sentido, se recomienda usar vidrio tintado que evita la sobreexposición de luz sobre el producto. 
  • Toxicidad: El vidrio no contiene productos químicos potencialmente dañinos como si los puede tener el plástico. Además, es menos poroso y tiene una alta resistencia a la lixiviación en su producto, incluso cuando está contenido, durante largos períodos de tiempo.
  • Se ve el producto: El vidrio mayoritariamente es transparente (el plástico en cosméticos no acostumbra serlo) y eso permite que el consumidor pueda ver siempre el contenido del frasco. El poder verlo transmite más confianza porque puede ver el estado del producto.
  • Sostenibilidad: Y por supuesto, como ya hemos ido diciendo, el vidrio al ser 100% reciclable es un material mucho más sostenible que el plástico o el plástico biodegradable. 

En consecuencia, los fabricantes de perfumes y cosméticos saben que el futuro del planeta también pasa por sus manos y que la elección del vidrio como material para el packaging de sus productos es la solución más acertada. Claro está, si cada uno somos conscientes de que cada recipiente de vidrio debe reciclarse correctamente

envoltorios desechables sector alimentario

Los envoltorios desechables, una nueva realidad en el sector alimentario

El plástico es uno de los enemigos a batir durante los próximos diez años. Hace dos años se determinó que para este 2021 en Europa se prohibieran los plásticos de un solo uso, es decir los platos, cubiertos, pajitas, palitos de globos y bastoncillos de algodón. Pero la determinación de la UE es más grande. En 2030 se han propuesto que todos los envases de plástico sean reciclables. Hay mucho que hacer porque hoy en día solo reciclamos el 30% de los envases. 

A nivel mundial aún es peor. Según la Fundación Ellen MacArthur, solamente el 14% de todos los envases de plástico se recolecta para reciclar después de su uso y grandes cantidades se escapan al medio ambiente. La solución es evidente: hay que acabar con la lacra del plástico y crear envoltorios desechables.

ebook-packaging-sostenible-2

Envoltorios desechables, la nueva realidad del sector alimentario

El packaging no sostenible en el sector alimentario

El 40% de la producción de plástico está destinada al sector del envase y el embalaje. Y gran parte de este embalaje va al sector de la alimentación. Está claro pues que la industria alimentaria tiene un reto que asumir para encontrar nuevos materiales más ecológicos para poder guardar sus productos. 

Si entras en un supermercado cualquiera, te darás cuenta de que la gran mayoría de    envases de alimentación son de plástico: Bolsas de patatas, bandejas con platos precocinados, botellas de refrescos, etc. Una pequeña muestra de los más de 900.000 millones de artículos de comida y bebida envasados anualmente en Europa. 

El sector de los procesados es el que se lleva la palma siendo el segundo más importante en la producción de residuos alimentarios en toda la cadena alimentaria, después de los hogares, siendo responsable del 19% (17 millones de toneladas al año) del despilfarro de alimentos en la UE. Es decir, durante el procesado y el envasado de los alimentos se pierde una cantidad ingente de alimentos. Una causa fatal es la sobreproducción.

Un claro ejemplo está en los envases que se usan para engañar al consumidor como por ejemplo de no terminar de rellenar el envase y vender aire, adjuntar regalos o disminuir el tamaño. Esto puede provocar envasado innecesario e incremento del desperdicio de alimentos.

El Análisis del Ciclo de Vida que se le efectúa a un envase de plástico fracasa por todas partes. Los envases precocinados o de preparación rápida son millones y ni tan solo son beneficiosos para la seguridad alimentaria (por ejemplo, la lechuga envasada crea las condiciones ideales para la salmonelosis). De estos envases los hay que son muy pequeños, envoltorios como sobres o bolsas y representan el 10% de todo el mercado de envasado. Y su potencial de reciclado es nulo. Como el futuro que les espera a todos estos envases. O eso esperamos.

El packaging sostenible en el sector alimentario

El sector del packaging lleva ya unos años investigando el desarrollo de nuevos materiales biodegradables para que todo aquello que deban envasar y empaquetar esté depositado en un sitio seguro y con  el menor impacto medioambiental posible. 

Para la industria alimentaria estas investigaciones se hacen aún  más importantes. El envase que guarde un alimento debe haber sido testado para que dé todas las garantías de seguridad y salubridad. Y no es nada fácil sustituir la fiabilidad del plástico para la conservación de los alimentos. Además la materia prima del plástico está disponible y es barata. Pero las directivas son claras y el ocaso del plástico es cuestión de pocos años.

Así pues, laboratorios y empresas del sector están desarrollando nuevos materiales que ofrezcan las mismas prestaciones que el plástico (o parecidas). Los bioplásticos están cada vez más presentes. 

Un ejemplo es el Shrilk, un plástico biodegradable derivado de conchas de camarón y proteína de seda desarrollado por el Instituto Wyss de la Universidad de Harvard. Pero el material es difícil de tratar para crear envases con las máquinas actuales. 

Otro ejemplo de la innovación en el sector de los envases es RISE, un instituto de investigación sueco. Han creado un prototipo de un recipiente a base de celulosa, casi plano, que los fabricantes de sopa, por ejemplo, podrían llenar con verduras y especias liofilizadas. A medida que los comensales agregan agua caliente, los pliegues de origami del recipiente se estiran en un cuenco completo y completamente compostable. 

Pero en nuestra casa también se están desarrollando soluciones sostenibles para envases alimentarios. Este es el caso de SUMBOX, un nuevo material diseñado por el centro tecnológico LEITAT i Hinojosa, empresa que desarrolla soluciones verdes para el packaging. Con SUMBOX el poliestireno expandido es historia. Las cajas de porex, de plástico o de cartón encerado ya pueden ser sustituidas por cajas con este material que se puede reciclar para hacer papel. El material está preparado para el envase, la conservación  y la distribución de productos frescos, húmedos, perecederos y para consumo humano.

El packaging ecológico en la industria alimentaria debe ser biodegradable, compostable y hasta comestible (pajitas hechas de azúcar y agar, vasos comestibles con base de gelatina y hasta una taza de café comestible). Las empresas de packaging más sostenibles trabajan aplicando la ley de las 3R para que se puedan reducir el número de capas del producto, los procesos de fabricación, los materiales usados y las tintas. Además los envases reutilizables reducen aún más la huella ecológica pues son más usados en cadenas de distribución más cortas y locales.

El presente en el packaging de la industria alimentaria está evolucionando hacia un futuro más sostenible. Pero aún hay muchos pasos que dar para que podamos ver algunos de estos envases en nuestro supermercado de barrio.

cartón

El packaging de cartón, todo lo que debes saber

La entrega de cualquier producto a domicilio se efectúa a través de un paquete que incluye dentro de sí el producto adquirido. La clave está en el paquete y las empresas lo saben. 

Que el sector del packaging haya crecido un 6’8% del 2013 al 2018, según Smithers, es muy relevante. Eso implica que cada vez hay más demanda de productos a través de comercio electrónico (estamos impacientes para saber las estadísticas del 2020) en todo el mundo, y que cada vez, hay más empresas que abren sus tiendas online para no perder esos clientes. Estos consumidores cada vez valoran más el packaging y las empresas de marketing saben que este puede ayudar al buen posicionamiento de la marca.

Cualquier producto necesita ser bien empaquetado para que llegue entero y con toda seguridad al receptor. Por eso cada empresa debe determinar los materiales con que van a envolver y empaquetar sus productos. El material determinará en gran medida la caja o envoltorio que protegerá el producto. Y sin duda, el rey de los materiales en packaging es el cartón. Descubrimos todo su potencial.

ebook-packaging-sostenible-2

Ventajas del packaging de cartón

El cartón es un tipo de material muy maleable que permite ser creado en varios tamaños y que puede ser almacenado fácilmente. El cartón (dependiendo del grosor de su composición) obtiene una buena resistencia a los golpes y puede ser apilado sin temor a deformaciones. 

Pero hay muchas otras ventajas que cualquier empresa deberá tener en cuenta a la hora de empaquetar sus productos.

  • Las cajas de cartón son ligeras. Mucho más ligeras que cualquier otro material, por tanto su manipulación, su carga y descarga es sencilla.
  • En este mismo sentido, no consumen mucho espacio y son perfectamente apilables.
  • El cartón es mucho más económico que cualquier otro producto. Una caja de cartón puede valer 15 céntimos (siempre dependiendo del tipo de cartón y grosor).
  • Las cajas de cartón tienen buenas capacidades para ser impresas. Para informar de la marca, del producto y sobre todo de los aspectos legales  para su correcta protección.
  • El cartón permite una gran maleabilidad a la hora de diseñar formas, colores y tamaños.
  • El cartón es reciclable y reutilizable. Es por eso que es el material más sostenible, sin duda su gran atractivo para una sociedad que implora una actitud más “eco” a las marcas.
  • Una caja de cartón puede ser sellada de manera muy fácil con cinta adhesiva  (o grapas para una mayor sujeción). Otros materiales no permiten este cierre manual tan eficiente.  

Tipos de cartón

El cartón es un material que está formado por varias capas de papel superpuestas. El papel puede estar formado de fibra virgen o también se puede fabricar usando papel reciclado. Para la elaboración del cartón no se utilizan maderas nobles, ni especies exóticas de zonas tropicales, sino maderas de rápido crecimiento. Eso refuerza la idea de que el cartón es el material más sostenible y con un impacto menor en el Medio Ambiente.

Dado que está formado por muchas capas, el papel es más resistente, grueso y duro. El cartón es marrón. Ya no se blanquea pues se prohibió para no utilizar elementos químicos tóxicos y contaminantes. Pero no hay un solo cartón, sino varios que ofrecen distintas resistencias y maleabilidades.

  • Cartoncillo: También conocido como folding, es el más fino, parecido a la cartulina. Delgado y compacto es de gran uso para la industria alimentaria o cosmética, entre otras. Dependiendo del gramaje ofrecerá mayor o menor resistencia. Ideal para poder realizar impresiones digitales o de cuatricromía.
  • Cartón piedra o compacto: Muy duro y resistente, el proceso de elaboración de este tipo de cartón es complejo y costoso y se utiliza poco como material de embalaje en España. Suelen ir forrados de papel impreso como las cajas de móviles, regalos, etc.
  • Cartón ondulado: Este tipo de cartón está formado por dos capas de papel liso y una capa intermedia de papel ondulado. Esta parte ondulada en el medio aporta una mayor resistencia al embalaje (y si es de doble ondulación, aún será más fuerte).
  • Cartón corrugado: También conocido como Ondapack, la principal diferencia de este material es estética. Es un cartón rugoso, con ondulaciones que permiten darle unas formas más curvilíneas o irregulares a las cajas. También está el cartón microcorrugado, muy resistente y en el cual puedes colocar mayor información de tu producto. El material con el que está hecho te permitirá reducir los costos en la cadena de suministros y es 100% reciclable.    

Todos estos tipos de cartón permiten crear diferentes modelos de cajas que se adaptan totalmente al producto que contienen. Una caja de cartón cuadrada puede servir para incluir un libro, comida o ropa. Pero habrá que tener en cuenta también lo encajado que quede el producto. 

Que un par de jerséis se desplacen en el interior de la caja de cartón durante el trayecto no van a implicar ningún desperfecto para estos. Pero sí que puede suceder con fruta, carne o leche. Por eso habrá que proteger bien el interior de cada caja para que el producto no llegue maltrecho a manos del consumidor. 

Más cartón, papel, o plástico de burbujas serán las mejores opciones para amortiguar cualquier golpe del producto durante el trayecto. Cuanto más encajado quede, mejor. 

Packaging ecommerce

10 consejos para mejorar el packaging en tu e-Commerce

En un par de días, en las casas de gran parte del mundo, millones de familias repetirán el mismo gesto: abrir, con  nervios y rapidez, el envoltorio de un paquete y descubrir que contiene un juguete, un libro, un ordenador, etc. Pero lo primero que verán cuando quiten  el papel será probablemente una caja, un depósito que guardará en su interior el objeto  codiciado. 

Este paquete les deberá informar en un solo vistazo sobre qué es exactamente, descubrir la forma y el tamaño, su función, el material de qué está hecho, si es delicado o no y destacar su valor diferencial. Y todo esto hacerlo de una forma atractiva, bonita, que les deje con la boca abierta. Es la ley del buen packaging.

Pero no solo en Navidades hay que cuidar el packaging, aunque sin duda es esta época donde las empresas deben esmerarse más para hacer envoltorios diferentes, que transmitan valores más navideños. Durante todo el año muchas marcas venden a través de su página web o su e-Commerce. Y sin duda, uno de los aspectos más importantes y que más cuidan estas marcas es el packaging de estos productos que se enviarán a través de sus mensajeros.

Hay que tener en cuenta que el empaque de cualquier producto debe cumplir varias funciones: informar, proteger y atraer. Es decir, dar a conocer el contenido del paquete con una foto, un diseño, un nombre y una definición; proteger el contenido del paquete con la forma, el tamaño y el material de que está hecho el empaque (e informar si es frágil); que la información y la protección del producto esté diseñada también con el objetivo de transmitir una serie de valores (bonito, fuerte, usable, reciclable, etc.) con los que el fabricante quiere que relacionemos este producto. 

Pero cuando un producto es adquirido a través de e-Commerce y se envía al domicilio, el paquete se incluye en otra caja, otro envoltorio.  En este caso, la prioridad se centra más en la protección del objeto, que en la información (ya te la dará el mensajero cuando te entregue el producto y el albarán con su descripción) y el diseño. Pero aun así, siempre hay opciones de dar un mínimo de información y de hacer más atractivo el packaging del regalo recibido por e-commerce.

Consejos para mejorar el packaging en tu e-Commerce

Adecuación del packaging

Cada paquete que se entregue será de una forma y un tamaño adaptado a las dimensiones del objeto que contiene. Pero la forma también puede informar bien del tipo de objeto que es. Por ejemplo, una botella de vino puede venir encajada en una especie de caja de cartón con forma también de botella.

Seguridad del packaging

La protección del producto que incluye la caja es primordial para que en el viaje que el mensajero hace no sufra ningún tipo de daño. Si el objeto es frágil deberá estar bien encajado en la caja y protegido con algún material que amortigüe cualquier golpe (bolas de porexpan, papel de burbujas, etc.).

Reconocimiento de la marca

La caja, el depósito que guarda el producto, debe mostrar bien claro la procedencia de este paquete: La empresa que lo proporciona. En este sentido, vale la pena disponer de un buen logo (la sonrisa de Amazon es el perfecto del logo minimalista) o el diseño de una tipografía para que el nombre de la empresa sea reconocible para el cliente.

Uso de materiales más sostenibles

La sostenibilidad es un must en las empresas de packaging. Las  cajas de  cartón reciclado son de uso casi obligatorio, pero además deberán optar también por utilizar virutas de madera u otros materiales de fácil reutilización y reciclaje para envolver productos y protegerlos de los golpes. Es bueno recordar que la Unión Europea va a prohibir los plásticos de un solo uso a partir de este 2021

Personalización del packaging

Cada vez más las empresas se esmeran en hacer llegar regalos que impacten más a la persona en concreto que lo recibe. La personalización en este sentido es un plus. No se trata de que la caja lleve el nombre del cliente, aunque no sería mala idea, sino de darle un toque más personal, con un detalle decorativo escogido para este cliente, con una carta con una dedicatoria, etc. 

Un packaging fácil de abrir

Cualquier marca deberá ofrecer la mejor experiencia del cliente en sus compras y el packaging también se incluye en esta. Cualquier paquete debe ser fácil de manipular, que se pueda abrir rápidamente. ¡No hay nada más molesto que una caja tan precintada que necesitemos algún cuchillo u objeto cortante para abrirla! Que la seguridad de los productos no nos haga diseñar empaques que no sean sencillos de abrir.

La generosidad fideliza

Si el producto recibido por el cliente es exactamente el que ha pedido y la satisfacción de uso es total, este cliente tendrá muchos motivos para volver a la tienda electrónica y comprar más. Pero si además le añadimos un detalle, un pequeño obsequio, un cupón de descuento (una estrategia muy usada para las primeras compras), la fidelización del cliente será mucho más grande.

Informar más sobre la empresa 

Si se quiere dar todas las facilidades al cliente para que vuelva a entrar a la web y vuelva a realizar una nueva compra, la empresa podría dejar un catálogo de los productos más vendidos o de aquellos que el cliente pueda interesarle más.

Facilitar la devolución

No hay que olvidar que el cliente pueda sentirse insatisfecho con el producto adquirido y que quiera devolverlo. Las empresas, en un ejercicio de transparencia, deben ofrecer siempre todas las facilidades para una correcta devolución del producto. No hay nada peor que darle una mala experiencia de devolución a un cliente. ¡No lo vas a recuperar nunca!

Un packaging que conecte

Tanto sea por la caja como en la factura, el catálogo o simplemente un folleto, la marca deberá buscar que el cliente conecte aún más con ellos. En este sentido, deberá  animarle a que le siga en Redes Sociales o que se baje (si la hay) la aplicación para poder disfrutar de más y mejores ofertas.

Tecnología aplicada al packaging

Tecnología aplicada al packaging: Claves de éxito

Una de las partes del ciclo de producción de un producto más importante y que año tras año trata de innovar más es sin duda el que afecta al envase y envoltorio del producto. El cambio climático obliga a las empresas de packaging a tratar de diseñar envases que puedan ser reciclados o reutilizados. 

Para  conseguir nuevos tipos de envases, las empresas se sustentan en las  novedades tecnológicas para desarrollar nuevos materiales y nuevos procesos más sostenibles. La tecnología aplicada al packaging puede ayudarnos a reducir el impacto de los envases de plástico en el planeta.

Hacia un packaging más sostenible 

La sociedad cada vez está más concienciada en reducir el uso del plástico, un elemento muy contaminante en nuestra tierra y que se amontona en nuestros océanos. 

Cicloplast, sociedad sin ánimo de lucro que impulsa acciones de reciclaje en las empresas de plástico, ha realizado un informe anual sobre el reciclado de envases de plásticos en España. La tendencia de los españoles al respecto es al alza desde hace más de 20 años, pero en los últimos 5 años han depositado un 35% más de envases de plástico, bricks y latas en el contenedor amarillo y un 9’1% más en el último año. La sociedad está muy concienciada y las empresas lo saben y deben aportar su grano de arena.

Los productores deben examinar sus métodos de producción con el objetivo de reducir los residuos de materiales desde el origen. No es solo el resultado (el envase), sino también el proceso de producción el que contamina. Cuando menos materiales contaminantes utilicemos en el proceso, menos residuos generaremos. Así pues, gran parte de los esfuerzos de los departamentos de I+D+i está en  el desarrollo de materiales y procesos menos contaminantes. Pero no solo en esto. 

Cómo la tecnología mejora un envase

Las empresas reconocen el valor de la tecnología para mejorar los envases de sus productos y los procesos de desarrollo y producción. Hay muchas aplicaciones en las que la tecnología consigue transformar el envase de un producto y hacerlo más atractivo para el consumidor. Estas son algunas.

La tecnología ayuda a crear envases más sostenibles

Las empresas están desarrollando materiales reciclables al mismo tiempo que se esfuerzan en reducir la huella ecológica durante sus procesos. Algunos de los productos que es están realizando son:

  • La combinación de materiales de diferentes fuentes (plástico, cartón, aluminio…) para mejorar las propiedades y el reciclaje de envases convencionales de bienes de consumo.
  • Nuevos materiales biodegradables: Compostables, celulósicos, biopolímeros, reciclables… Todos estos materiales son menos nocivos para el Medio Ambiente sobre todo porque son activadores de degradación.
  • Envases activos con absorbedores de etileno para aumentar la vida útil en frutas y hortalizas: De esta manera se alarga la vida útil de estos productos frescos y de otros de origen animal.
  • Aditivos funcionales y recubrimientos barrera para envases alimentarios: Los materiales de embalaje pueden incorporar algún tipo de aditivo funcional que lo recubra. De esta forma se mejorará el material y ayudará a reducir el uso de este material.
  • Nuevos sistemas de envasado más sostenibles que reduzcan el desperdicio alimentario.
  • El ecodiseño no es solo el uso de materiales reciclables y reutilizables, sino ajustar bi en los envases a las características del producto para no desperdiciar material. En el caso del e-commerce esta necesidad es cada vez más notoria, pues muchas empresas entregan sus productos con un embalaje excesivo. Hay que ajustar bien el uso de los envoltorios para que sean seguros en sus traslados, pero también que no generen un exceso de residuos.

La tecnología crea envases inteligentes

Los propios envases de los productos pueden verse con alguna innovación  tecnológica como puede ser que la fecha de caducidad vaya cambiando de color a medida que se acerca su último día de uso recomendado. Aunque uno de los usos más innovadores de los  envases es con la Realidad Aumentada (AR).

Un packaging habilitado con AR permite mostrar al consumidor muchas cosas del producto.  Enfocando al producto con el smartphone y a través de la aplicación correspondiente, el consumidor podrá descubrir, como si de un video se tratara, como se despliega una serie de información sobre el envase dando a conocer detalles del proceso de producción, propiedades del producto y hasta como este ha sido creado.

Es una experiencia inmersiva que hace que el producto sea mucho más atractivo y, por tanto, favorece la decisión de compra por parte del consumidor.

Luego está el etiquetado en la nube. Hay ya varias empresas en Europa que utilizan algún software que permite la digitalización de las etiquetas de los productos, con sus códigos de barras incluidos.

Estos programas permiten a las organizaciones gestionar sus etiquetas de forma muy flexible y administrar el ciclo de vida de los productos con facilidad a través de estas etiquetas en el cloud.

Otra de las ventajas de este método de etiquetaje es que facilita la trazabilidad del producto y en consecuencia es una mejora para las operaciones logísticas. Y lógicamente, se genera menos gasto de papel.

La tecnología ayuda a la internacionalización del packaging

Cuando un producto tiene mucha demanda a nivel nacional, las empresas deben plantearse abrir mercado y  venderlo en otros países. Cuando se abre el melón de la internacionalización de las marcas y los productos, hay muchas cuestiones que hay que tratar, tanto a nivel legal, logístico, de marketing, etc. Y el packaging seguramente habrá que adaptarlo según el mercado al que vaya dirigido.

Un packaging, sea por el envase o el envoltorio, ha de garantizar la seguridad del producto que guarda, su correcta recepción y la adaptación legal, lingüística y cultural de la información que da el envase, entre otras variables a tener en cuenta.

El diseño de un packaging también se adapta a los usos de cada país. En el caso de los alimentos, el envase sirve para reflejar «la imagen» del producto que se pretende transmitir al consumidor, y constituye un poderoso medio de comunicación con la demanda. En consecuencia, el tamaño, la forma y el color del envase, la tipografía utilizada en los textos, y los materiales empleados en su elaboración, adquieren una importancia capital

De esta forma, es necesario disponer de un software que centralice la investigación, el diseño y el proceso de producción de los distintos packagings que se deban crear para alcanzar satisfactoriamente los distintos mercados. Un  ejemplo de programa que cubre algunas de estas demandas es Dynpack, programa basado en Microsoft Dynamic Business Central.

Packaging

Top of mind: El packaging y cómo este ayuda a posicionarte en la mente del consumidor

Cualquier marca debe tener entre ceja y ceja estar en el Top of Mind del consumidor. Es decir, en el caso de que la empresa comercialice galletas, cuando el consumidor piense en comer galletas, la primera marca que le venga a la cabeza sea esta. ¿Te apetece un refresco? Pues lo primero que te vendrá a la cabeza es una Coca-Cola. 

Sin duda, la marca de refrescos gaseosos americana es una de las grandes marcas que sabe mantenerse siempre en el Top of Mind. Pero para el resto de las marcas con mucha menos repercusión, lograr estar en el Top of Mind de sus consumidores es una tarea dura y que requiere mucha constancia.

Hay muchas claves para que una marca se mantenga en la mente del consumidor. Pero ahora nos queremos fijar en solo una de ellas: el packaging.

Trabajar el posicionamiento de marca

Para lograr un buen posicionamiento de marca en primer lugar hay que conocer bien al buyer persona, saber los beneficios que le puede dar el producto o servicio a tu cliente. A partir de aquí trabajar la estrategia para hacer ver que lo que se ofrece tiene unos atributos relevantes para el consumidor, que se diferencia de la competencia, que es un producto útil y con mercado, que dispone de unos valores asociados a la marca y que estos le dan más visibilidad.

El posicionamiento de marca no es algo intangible. Detrás hay una estrategia que sigue un patrón basado en una pirámide, la pirámide del posicionamiento de marca ideada por Branderstand.

Esta pirámide tiene dos lecturas, la que debe seguir la empresa, de arriba a abajo, y la que sigue el consumidor, de abajo hacia arriba. Pero como empresa debemos empezar por el pico, plantearnos qué es lo que queremos hacer, cuáles son los valores con los cuales queremos que nos identifican, cómo vamos a comunicar nuestra imagen de marca y finalmente traducirlo todo en la creación de nuestros productos o servicios. Entre la penúltima y última fase es donde debemos pensar, diseñar y ejecutar el packaging de nuestros productos.

Cómo hacer que el packaging sea clave para el Top of Mind

El packaging es básico para proteger los productos que queremos distribuir, almacenar y vender. Además el packaging debe transmitir una serie de información de interés para el consumidor (nombre, ingredientes, data de caducidad…).

Pero por supuesto que también debe ser atractivo para los clientes, llamar la atención para que, en caso de duda, el cliente sienta que aquel producto es el que realmente necesita. ¿Pero cómo hacemos para que el envoltorio de un producto produzca este enamoramiento?

  1. En el diseño del packaging intervienen muchas variables: forma, materiales, colores, tamaño y tipo de las letras, etc. Cada una de estas variables hablará de nuestra marca por tanto hay que analizar bien el estilo de comunicación que queremos imprimir. Una de las claves está en escoger el espectro cromático. Hay que tener en cuenta que, según  el estudio realizado por la South East European University, el 79 % de los consumidores reconoce que el color del packaging influye en sus decisiones de compra. Los colores transmitirán las sensaciones que queramos dar y hay una serie de asociaciones cromáticas que debes recordar: negro, plateado y dorado para productos gourmet; verde y marrón para productos ecológicos; el azul o el naranja para productos pediátricos o infantiles, etc.
  2. Las imágenes en cualquier envoltorio nos sirven para transmitir una serie de mensajes: Teniendo en cuenta que el 84% de los consumidores reconoce que el diseño del producto influye en su proceso de compra, es obligatorio el pensar en un logo, un dibujo o una fotografía que transmita los valores de la marca.
  3. El envase tiene que estar alineado con los valores de la marca: Ser una marca sostenible es uno de los valores con más aceptación en la sociedad. Por eso disponer de un packaging sostenible dirá mucho de nuestra marca. Un envase reutilizable o fácilmente reciclable puede marcar la diferencia. Pero no solo se trata del material, sino también del diseño del envoltorio. Disponer de un sistema de cierre, dosificación o que permita cortar fácilmente el cartón facilitarán las cosas al consumidor y harán que se decante por este producto. Tácticas de usabilidad.      
  4. Ten en cuenta el facing del producto: El facing es aquella técnica mediante la cual se administra el número de caras de un producto que se van a exponer. Es decir, esta técnica implica a la colocación del producto en el lineal y resuelve el número de caras que podemos llegar a ver de este. Cuanto mejor percibamos el producto en su totalidad, más probabilidades tendremos de destacar. En este sentido, la clave es poder dejar nuestro producto de pie.
  5. La tecnología permite una mayor implicación e interacción de los consumidores con las marcas y los productos: Y a mayor interacción, más interés del consumidor y, en consecuencia, más posibilidades de compra. Implicar al consumidor en un juego con la marca mediante un código QR con el que consigan descuentos o regalos es una buena estrategia de marketing que implica el diseño del packaging.

Todos estos puntos claves los debe tener en cuenta todo el departamento de marketing, pero sobre todo el responsable de Trade Marketing, quien deberá situar todos estos productos en el Punto de Venta para que luzcan al máximo. Tanto importa el impacto del packaging del producto como la situación en que se encuentra este. ¡No lo olvidemos!

Trade marketing


packaging sostenible

Packaging sostenible: una obligación para cualquier marca

Vivimos una era de profundos cambios, tanto sociales como tecnológicos, 2020 será el año  en el que todos habremos aprendido a reinventarnos. Un virus ha puesto a prueba nuestro  sistema y vivimos en la incertidumbre. 

Supongo que no estamos preparados para adaptarnos de forma tan ágil y rápida. Es obvio que algunos de nosotros somos lentos, nos cuesta predecir con certeza y menos a la velocidad que nos obliga la situación que estamos viviendo.

Aunque elaboremos planes a 1, 2 o 3 años, nunca somos capaces de identificar los posibles riesgos, la probabilidad de que estos sucedan, el impacto que representan y si afectarán al coste, al tiempo o al rendimiento de lo que estemos planificando. En definitiva, somos muy malos prediciendo.   

El 25 de septiembre de 2015 La Asamblea General de la ONU adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. 

El compromiso es global y serio: de las 17 iniciativas que promueven, 7 están directamente ligadas a mejorar al medio en el que vivimos: Agua Limpia y saneamiento, Energía limpia y asequible, comunidades y ciudades sostenibles, producción y consumo responsables, acción por el clima, vida submarina y vida de ecosistemas terrestres. 

Mi teoría es de que no somos capaces de ver más allá de 5 días , y no voy a ser yo el que derrumbe estas iniciativas para un mundo mejor, pero a las puertas del año 2021 los avances en esas áreas son pocos, por no decir invisibles. 

Si eso es así, ¿por qué las marcas empiezan tímidamente a apostar por lo sostenible? y cómo no, esto empieza por la producción y el consumo responsable (el punto número 12 de La Asamblea General de la ONU).

¿Por qué las marcas deben iniciar obligatoriamente el cambio empezando por la producción sostenible de Packaging, PLV y envasado? 

Abramos el melón y atrevámonos a explorar la relación de las marcas con su compromiso medioambiental y la demanda de la sociedad.

Podríamos pensar en 3 argumentos lógicos por los que la industria se movilizará:

  1. Compromiso de las marcas con la sostenibilidad porque ellas lo deciden.
  2. Compromiso de las marcas con la sostenibilidad porque el departamento de marketing lo pide (el mercado lo demanda).
  3. Compromiso de las marcas con la sostenibilidad por que las leyes obligan.

Compromiso de las marcas con la sostenibilidad porque ellas lo deciden

Tenemos que hacer algo, tenemos un compromiso con el mundo y vamos a apostar fuertemente por el camino correcto cueste lo que cueste.

Esta vía es la que más me gusta y podría ser el preludio de una película sobre empresas que han creído en algo que nos hace mejores como por ejemplo la compañía cervecera danesa Carlsberg consiguió nuevos envases para reducir el uso de plástico, las latas se pegan entre sí y luego se sostienen con una sola tira de plástico, simple e ingeniosa solución. 

Otro buen ejemplo, un fabricante de detergentes comercializa un envase de cartón compostable. ¿Y si os hacéis lógicamente la pregunta de si está forrado de plástico por dentro? En su sitio web dicen que sí, hay un forro de plástico reciclable en el interior. 

El envase utiliza 90% de material reciclado y además, el cartón es compostable. En total, utiliza un 66% menos de plástico que una botella de detergente tradicional. El cartón parece una vía clara, ¿no?

Compromiso de las marcas con la sostenibilidad porque el departamento de marketing lo pide (el mercado lo demanda)

“Si nadie lo hace o lo dice, yo seré el primero en hacerlo”. 

Esta afirmación corresponde a un pensamiento profundo de marketing pero no quiero desmerecerlo. Muy buenas iniciativas de las marcas nacen en ese departamento al que muchos estamos eternamente ligados y agradecidos 🙂

Hace un año, Ferrero apostó por un packaging sostenible y esa afirmación la incluyó en su informe de Responsabilidad Social Corporativa. Una apuesta valiente que se debe aplaudir. La marca convertirá todo su packaging en 100% reutilizable, reciclable o compostable para 2025. La compañía italiana se suma a la Agenda 2030 de la Asamblea General de la ONU.

Se trata de escuchar a los consumidores, que es primero, ¿el huevo o la gallina? ¿El mercado o la marca?. No importa mientras algo cambie. Sea uno o el otro, el sistema se retroalimenta y hoy, sabemos que el consumidor quiere reducir su huella ecológica, y a veces, esto resulta verdaderamente complicado. 

¿Puede el packaging ser biodegradable y protagonista de la película? 

Claro, “it’s not exactly rocket science”, que el packging sea sostenible trata sobre polímeros biodegradables a partir de desechos agroindustriales ricos en polisacáridos, como la pectina que se encuentran en la mayor parte de los tejidos vegetales. Un ejemplo podría ser el aprovechamiento de la cáscara de fruta rica en pectina y que servirían para producir ese packaging biodegradable, bueno, de eso se trata, de ir eliminando el plástico tradicional.

El consumidor en definitiva, toma el camino correcto por qué somos cada vez más conscientes de la necesidad de vivir de forma sostenible. 

Sea porque nos lo dicen o porque tomamos decisiones correctas y nos reafirmamos en un entorno de vida colaborativo, todos o mejor dicho algunos, tomamos caminos de no retorno y creemos fielmente en el cambio y la evolución, en contraposición, otros conviven a medio camino entre ser o aparentar. Las marcas también pueden escoger caminos, la buena noticia es que algunas ya lo están haciendo, esperemos que cada vez sean más. 

Compromiso de las marcas con la sostenibilidad por que las leyes obligarán

La recogida selectiva sigue siendo una forma social de hablar de sostenibilidad pero claro, no es difícil llegar a la conclusión de que existe una relación tortuosa entre ciudadanos, empresas, recicladores y administraciones públicas. 

No hablaremos hoy del papel de cada uno, centrémonos en el de las empresas, “Marcas que producen envases” y “Empresas que los reciclan”. Una buena relación, pero creo que ya lo he comentado en un artículo anterior, quizás deberíamos pensar en producir de forma más responsable, para no tener que invertir tanto esfuerzo en el reciclaje, aunque hoy, sigue siendo la primera línea de defensa. ¿Producir envases sostenibles sería la meta, el objetivo y el reto?

Fabricar envases más sostenibles favorece el reciclaje, en este artículo del periódico de hace un año, se habla de ecodiseño, un concepto interesante, en este sentido, el pasado año 503 empresas catalanas, con la colaboración de Ecoembes, aplicaron medidas de ecodiseño que permitieron reducir 5.912 toneladas durante el proceso de diseño de envases.

Las leyes y las administraciones públicas pueden y deben provocar cambios en la industria que favorezcan iniciativas como la mencionada. 

Para el sector alimentación, este debate es amplio e importante. La sostenibilidad e inocuidad de los alimentos es un reto cada vez mayor para la cadena de suministro. 

Un ejemplo de las implicaciones de la sustitución de materiales es el cambio de las pajitas de plástico a las de papel, ya que la UE tiene previsto prohibirlas en su zona comercial. En diciembre de 2018, el Parlamento de la UE elaboró una directiva que allanaba el camino para una amplia prohibición de los plásticos de un solo uso y para exigir mayores cuotas de reciclado. 

Ningún otro tema ha dominado más el debate en la industria del embalaje que la sostenibilidad, ya que los plásticos de un solo uso en particular han pasado a ser el centro de la discusión pública. 

En lo que respecta a la sostenibilidad, existen tres enfoques generales: la sustitución de las materias primas, la reducción de la cantidad de material aplicado y la búsqueda de enfoques innovadores de reciclado. Las leyes cada vez serán más restrictivas y la industria debe estar atenta y avanzarse a estas para seguir siendo rentables y a la vez, sostenibles claro está.